El niño del galeón

Fernado Serrano Mangas nació un 9 de octubre de 1954 –según él, un 9 de octubre se bautizó Cervantes- en la calle Los Giles, Salvaleón. Se crió en la calle Santa María, en el seno de una familia trabajadora. Hijo de José Serrano “el electricista” y Ana Mangas, el mayor de cinco hermanos.

Desde muy temprana edad mostró in terés por el mundo de los navíos y la mar, quizás incentivado por aquellas historias de piratas, mercantes y galeones que le narraba su padre. Su ingenio, maestría y ser perspicaz, los mostraba desde niño en la construcción de barcos de madera que moldeaba con una navaja, y a los que después su madre les incluía las velas.

Un padre abierto y al que le fascinaba viajar, hizo que los veranos estuvieran acompañados de viajes en familia, recorriendo y descansando en destinos como La Antilla (Lepe, Huelva) u Órgiva (La Alpujarra, Granada).

Incansable lector y escritor

Durante su juventud fue un incansable lector de tebeos como Mortadelo y Filemón, Anacleto Agente Secreto, El Capitán Trueno,  Jabato o Hazañas Bélicas. Pronto mostraría su habilidad con la pluma y la palabra, patentes en las revistas “El Achacoso” y “La Boronía”. Fue fiel seguidor y amante de The Beatles, Creedence, Joan Manuel Serrat… y la canción protesta del momento.

Con tan sólo diez años se marcharía a Jerez de los Caballeros para cursar los dos primeros años de Bachillerato, continuando sus estudios de Bachillerato Elemental y Superior en el Colegio Libre Adoptado “Virgen del Soterraño” de Barcarrota. Más tarde, haría el Curso de Orientación Universitaria (C.O.U.) interno en “Los Hermanos Maristas” de Badajoz. Ya en el año 1977 iniciaba sus estudios en Geografía e Historia (1977-1981) en la Universidad de Sevilla y sus primeras andaduras en la investigación sobre los galeones en la Carrera de Indias y las relaciones entre el Viejo y Nuevo Mundo. Su afán por los estudios y su ardua labor investigadora se vieron prontamente recompensadas –su tesina (1983) fue calificada con Sobresaliente por Unanimidad-, obteniendo importantes becas y premios en su etapa de doctorando como, la Beca de Investigación del Banco de España (1984-1985), Beca de Investigación de la Casa de Velázquez (1984) invitado por Ramón Carande Tovar –insigne e ilustre historiador, según él, su auténtico maestro- y Antonio Domínguez Ortiz, o la IV Beca de Investigación “Luis Romero y Espinosa” por la Asamblea de Extremadura (1990), entre otras.

El Pirata

Entre tanto, en 1987 leería su Tesis Doctoral que fue calificada por el tribunal con Apto cum laude por Unanimidad. Entre los premios más emblemáticos, encontramos el Premio “Universidad 1983” de la Armada Española o el Premio Nacional del Mar del Ministerio de Defensa (1990).  El Pirata –como lo conocían sus amigos en el Archivo de Indias de Sevilla-, fue nombrado miembro de múltiples corporaciones científicas de carácter nacional e internacional como, académico de la Real Academia de la Historia (1995), miembro asociado de la Academia de Marinha de Portugal (2012), miembro de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación y la Cultura, o miembro del International Commission for the History of Nautical Science and Hydrography.

Posterior a la lectura de su tesina, comenzó su etapa como docente, siendo profesor colaborador del Departamento de His-  toria de América de la Universidad de Sevilla (1983-1985). Entre 1986 y 1991, fue profesor de Enseñanza Media en los institutos de Jerez de los Cabelleros, Fregenal de la Sierra o Barcarrota. En 1991, comenzaba su labor como profesor asociado de Historia e Instituciones Económicas de la Universidad de Extremadura hasta 1997, momento en el que entraba, hasta 2011, como Catedrático de Escuela Universitaria de Historia e Instituciones Económicas de la Universidad de Extremadura. Entre los años 2001 y 2012, ejercería como profesor titular de Historia de América de la Universidad de Extremadura y del Máster Universitario en Investigación (2010).

Zahorí y entusiasta de la Historia

En su larga actividad investigadora colaboró y dirigió diferentes proyectos de investigación de relevancia internacional con el CNRS (Centre National de la Recherche Scientifique, Francia), con el Departamento de Arquitectura y Construcción Naval de la Universidad Politécnica de Madrid, con la Real Academia de la Historia o la Universidad Internacional SEK (Ecuador), entre otras muchas instituciones. Por igual, organizó, participó y dirigió múltiples congresos, cursos y reuniones científicas, siendo coordinador general del IX Congreso Internacional de Historia de América. Extremadura: presente, pasado y futuro. (Badajoz, Jerez de los Caballeros y Zafra, 2000), y comisario del Simposio de Historia del Congreso Internacional 550 Feria de San Miguel (Zafra, 2004). También, se involucró con el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México o la Real Liga Naval Española, entre otras.

Entre su amplia y dilatada obra científica, en torno a los galeones en la Carrera de Indias y las estirpes judeoconversas de la Baja Extremadura –reconocido como uno de los mayores expertos en tesoros submarinos a nivel internacional-, destacaremos los trabajos más emblemáticos de su extensa lista, como; Los Galeones de la Carrera de Indias, 1650-1700 (Sevilla, 1985), Naufragios y rescates en el tráfico indiano durante el siglo XVII (Madrid, 1991), Función y evolución del galeón para la Carrera de Indias (Madrid, 1992), La segura travesía del Agnus Dei.

Malevolencia e ignorancia en torno a la figura de Benito Arias Montano el Menor (Badajoz, 1999), o El secreto de los Peñaranda. Casas, médicos y estirpes judeoconversas en la Baja Extremadura rayana. Siglo XVI y XVII (Madrid, 2003). Sus dos últimas aportaciones a la comunidad científica fueron Los tres credos de don Andrés de Aristizábal (México, 2012) y, la última de todas ellas, Crónica de Hernando Enríquez médico extremeño y de Cuzco, destilador de pisco y mártir judeo-alborayco (1500-1542), compartiendo autoría con su gran amigo Remigio Vela Navarrete y presentada en la XV Jornadas de Historia de Zafra y el Estado de Feria el 28 de junio de 2014.

Un entusiasta del americanismo hispano, del mundo naval, de las estirpes judías y del mundo de los incunables –en abril de 2010, donó a la BIEx la edición príncipe de El Romancero del Mío Cid de 1605.

Nos dejó un 19 de enero de 2015, a las puertas –posiblemente- de ser nombrado académico de número de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes.

 JOSÉ MOREJÓN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s